Las ZEDES violan la Constitución de la República y generan condiciones desiguales de seguridad ciudadana

Las ZEDES violan la Constitución de la República y generan condiciones desiguales de seguridad ciudadana

Lo establecido en las reformas a los artículos 293, 303 y 329 de la Constitución de la República, así como en la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), en las cuales otorga autonomía a estas zonas, violentan postulados constitucionales elementales relativos a la soberanía y forma de gobierno, así como principios fundamentales relativos a la igualdad y el debido proceso entre otros. Honduras necesita empleo y desarrollo, pero estos deben garantizarse en el marco del respeto a la Carta Magna. En tal sentido, la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), capítulo en Honduras de Transparencia Internacional, en consonancia con su misión de promover la justicia y la paz, se pronuncia en los siguientes términos:

  1. Todos los hondureños somos iguales ante la Ley. Esta igualdad es el principio fundamental del Derecho, que va íntimamente ligado al principio de justicia. Otorgar beneficios sociales, económicos, jurídicos, educativos, sanitarios, laborales y culturales mediante las ZEDES constituye privilegios y ventajas en beneficio de algunos y en perjuicio de otros. Esto es inaceptable.
  2. La soberanía se ejerce por tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, que son complementarios e independientes, sin relaciones de subordinación. Sin embargo, en el marco legal de las ZEDES, los tres poderes del Estado ceden sus facultades, situación que no es acorde con los postulados constitucionales. Además taxativamente irrumpe la independencia del Poder Judicial, pues otorga facultades a órganos administrativos ajenos al Poder Judicial en su quehacer de administración de justicia.
  3. Al crear las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDES) sus propios órganos de seguridad interna, incluyendo su propia policía, órganos de investigación del delito, inteligencia y persecución penal, se transgrede el principio de unidad de actuación de la Policía Nacional en todo el territorio nacional y además la independencia del Misterio Público en cuanto a la potestad de representar los intereses generales de toda la sociedad hondureña, en el ejercicio de la acción penal pública.
  4. El Derecho a la propiedad privada se ve claramente amenazado con la posibilidad de expropiación fuera de los parámetros constitucionales y constituye una amenaza para los pueblos indígenas. Es necesario el respeto a lo establecido en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el respeto de los derechos de los pueblos indígenas y tribales de mantener y fortalecer sus culturas, formas de vida e instituciones propias, así como participar de manera efectiva en las decisiones que les afectan.
  5. Hacemos un llamado a los poderes Ejecutivo y Legislativo para escuchar a la sociedad hondureña y dar marcha atrás a iniciativas que lesionan los intereses de la ciudadanía, procediendo a la derogatoria inmediata de las reformas constitucionales realizadas a los artículos 294, 303 y 329 de la Constitución de la Republica, así como la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) y en su lugar promover un proceso participativo de dialogo que permita estructurar mecanismos adecuados de generación de empleo y desarrollo, y fomentar un clima apropiado de negocios y estímulo a la inversión donde todos alcancemos mejores niveles de convivencia y seguridad ciudadana.
  6. Invitamos a la comunidad nacional e internacional a leer nuestro análisis jurídico sobre las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) sobre el cual se basa el presente comunicado en el siguiente enlace:

Tegucigalpa, M.D.C.; 07 de julio de 2021

Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ)

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otras noticias