Basta de negociaciones y arreglos perjudiciales para la ENEE y el pueblo de Honduras

Basta de negociaciones y arreglos perjudiciales para la ENEE y el pueblo de Honduras

Durante 2020, Honduras ha sido víctima de tres tragedias: la pandemia de COVID-19 y el paso de los huracanes Eta y Iota, que dejaron pérdidas por USD 1,250 millones, de acuerdo a estimaciones del sector público y privado; pero también un costo social incalculable. Sin embargo, en medio de estas crisis ha pasado desapercibida otra tragedia: la pérdida de más de USD 400 millones anuales en el sector eléctrico, un estimado de USD 4,000 millones en los últimos 10 años. 

Alrededor del 38% de la energía producida en el país nunca es pagada y en los últimos 20 años, ni el gobierno central ni la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) fueron capaces de mejorar esta situación. La contratación de Empresa Energía Honduras (EEH) no ha solucionado el problema, más bien lo ha empeorado.

Esto, en gran medida, porque el proceso de licitación se realizó de forma apresurada, con un solo oferente, un contrato mal hecho y el incumplimiento de ambas partes. Ahora más que nunca, Honduras necesita esos USD 400 millones para la reconstrucción de carreteras, puentes, escuelas y la construcción de nuevas viviendas para los compatriotas que lo perdieron todo.

El gobierno y EEH han iniciado reuniones, esperamos que en la búsqueda de una solución; es importante que esta negociación se haga con transparencia y que al final busque el beneficio de todos los hondureños.

Ante la situación, hay varias opciones:

  • Renegociar el contrato con EEH, buscando el cumplimiento de las dos partes y con participación de expertos y de la sociedad civil.
  • Pagar a EEH entre USD 100 y USD 200 millones de dólares, de acuerdo al Estado, para cancelar el contrato.
  • Que la Superintendencia de la Alianza Público-Privada (SAPP), en el uso y obligación de sus facultades, proceda a realizar las sanciones que apliquen a EEH.
  • Que el gobierno intervenga a la EEH, de acuerdo al proceso determinado en el contrato, para respetar lo pactado.
  • En caso de llegarse a una terminación del contrato y reconociendo que seguramente habrá empresas interesadas en la administración del mismo, que el proceso de selección y contratación de esta nueva empresa sea transparente y público. De igual manera, que se compruebe la capacidad económica y técnica de la empresa, y produzca un beneficio para el Estado y para la sociedad en general, en una relación sin conflicto de intereses, evitando que la situación actual empeore.
  • No hacer nada y dejar que este problema siga empeorando hasta que llegue el próximo gobierno.

Por lo anterior, la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) hace un llamado: ¡BASTA!, de negociaciones dañinas para los hondureños, de procesos de contratación acelerados con pocos y los mismos oferentes, de contratos leoninos con extensiones y múltiples adendums que siempre favorecen a las empresas y cuyo cumplimiento al final, nadie supervisa.

Es el momento de hacer un proceso con propuestas y análisis público, con la difusión de las propuestas por parte del gobierno y de las partes interesadas, para dar a la población lo que quiere: un buen servicio de energía eléctrica a un precio justo.

Con la publicación de estas propuestas, técnicos, economistas, diversos sectores y la sociedad entera, podemos hacer un análisis y sugerencias para mejorarlos y que sean seleccionadas las que más convengan a corto y largo plazo al país, no a empresas o a políticos. Así se reconstruye Honduras, así se empiezan a liberar USD 400 millones anuales para las necesidades de la nación, así se construye una sociedad más justa.

Tegucigalpa, M.D.C.; 7 de diciembre de 2020

ASOCIACIÓN PARA UNA SOCIEDAD MÁS JUSTA (ASJ)

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

VACUNAS PARA TODOS

LA DISTRIBUCIÓN DE VACUNAS DEBE SER EQUITATIVA PARA TODOS 

#VacunasParaTodos​