ASJ Y FONAC presentan resultados de veeduría social al segundo proceso de vacunación contra COVID-19

ASJ Y FONAC presentan resultados de veeduría social al segundo proceso de vacunación contra COVID-19

  • La veeduría social se llevó a cabo a nivel nacional, con participación de 128 veedores.
  • El informe se basa en el proceso de aplicación de 48 mil dosis de vacunas de la farmacéutica AstraZeneca.

Tegucigalpa. La Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) y el Foro Nacional de Convergencia (Fonac) presentaron este jueves los resultados de la veeduría social realizada al segundo proceso de vacunación contra la COVID-19, que lleva a cabo la Secretaría de Salud a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

El ejercicio ciudadano, que contó con la participación de 128 veedores de la ASJ y el Fonac, permitió documentar el proceso de vacunación desde 95 establecimientos de salud en los cuales se realizó; en esos puntos de inmunización los veedores sociales de ambas organizaciones de la sociedad civil aplicaron herramientas mediante las cuales obtuvieron información cualitativa y cuantitativa relacionada a la aplicación de la vacuna de la farmacéutica AstraZeneca a personal del sistema nacional de salud, que incluyó listados de personas a vacunar, listas de espera y lineamientos escritos establecidos en cada establecimiento.

“La veeduría fue realizada de forma aleatoria y muestral al proceso de aplicación de la vacuna a los grupos meta priorizados en la primera fase, con énfasis a los trabajadores de la salud del sistema público. Esta es la segunda experiencia de veeduría social y constituye un pilotaje frente al trabajo de campo que se realizará en territorio durante la ejecución de la inmunización masiva contra el virus, que ha programado la Secretaría de Salud en los próximos meses”, expresó Blanca Munguía, directora del Sector Salud de la ASJ.

De acuerdo al informe divulgado por ASJ y Fonac, para el proceso de veeduría de aplicación de 48,000 dosis de vacunas contra la COVID-19, a nivel nacional, las autoridades gubernamentales compartieron el Plan Nacional de Introducción de la Vacuna y los planes de vacunación de las 18 regiones sanitarias departamentales y de las dos regiones metropolitanas de salud de las ciudades de San Pedro Sula y Tegucigalpa, al igual que información adicional que valida los procesos de capacitación del personal.

Pese a que las conclusiones generales del proceso de vacunación establecen que se ha realizado “sin mayores percances y hubo lineamientos en armonía con la priorización de grupos en riesgo”, es necesario destacar que -por ejemplo- los planes de vacunación en su mayoría no mostraban información esencial como: planificación, horarios y programación de las vacunaciones por cada departamento; los listados oficiales de personas no estaban estructuradas jerárquicamente a fin de definir con precisión el orden de prioridad en el cual serían vacunadas, el listado de los centros de salud asignados como centros de vacunación y en muchos casos no se mostraba con exactitud el número de dosis asignado en dichos centros.

Asimismo, se identificó la implementación de diferentes mecanismos para convocar al personal de salud que sería vacunado como una forma de asegurar que las personas llegaran al centro de vacunación.

Cabe señalar que la Secretaría de Salud habilitó una plataforma para censar al personal de salud, pero no todos ingresaron al proceso y por ello se reportaron casos de personal de primera línea que no estaba en la lista de vacunación.  No se identificó un proceso de validación del censo de los centros privados e Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Tampoco se pudo verificar la existencia de un listado de espera de potenciales candidatos a recibir la vacuna en caso de que personas preseleccionadas no participaran en el proceso, lo que permitió discrecionalidad para seleccionar a personal que no estaba considerado inicialmente.

“El proceso de vacunación es fundamental para el país, para avanzar hacia la nueva normalidad después de la COVID-19, por lo que con este ejercicio de veeduría social pretendemos valorar lo bueno para que se siga haciendo y señalar las falencias para que sean corregidas; hemos encontrado puntos relevantes que deben ser rectificados a fin de mejorar el proceso de inmunización frente a este Coronavirus, muy especialmente para convertirlo en más efectivo, transparente y reducir la discrecionalidad en la selección de beneficiarios de la inmunización”, señaló Omar Rivera, secretario ejecutivo del FONAC.

El evento contó con la participación de: Alba Consuelo Flores, Secretaria de Salud; Carlos Hernández, director ejecutivo de ASJ; Omar Rivera, secretario ejecutivo del Fonac; Yeny Canales y Mercy Monroy, técnicos de la Unidad de Veeduría Social del Fonac; Blanca Munguía, directora del Sector Salud de ASJ; Rutilia Calderón, especialista en Epidemiología, y Reyna Durón, directora de Investigación de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC); y veedores sociales voluntarios de ambas organizaciones de la sociedad civil.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otras noticias