Un lazo de amor que supera los retos y las adversidades

Oportunidad de empleo ASJ Honduras.
Coordinador del Centro de Asistencia Legal Anticorrupción
2015-10-28
Darío Ramírez (izquierda) y Lester Ramírez (derecha), durante una de las plenarias.
ASJ presente en Cumbre Global Alianza para Gobierno Abierto
2015-10-30

Un lazo de amor que supera los retos y las adversidades

Las orgullosas familias muestran su certificado de graduación del taller.

Tegucigalpa. “Yo soy hija de Dios y uno tiene que entender el llamado de Dios. De repente a veces me desesperaba y yo le decía: ‘Dios mío, ya no aguanto, yo siento que exploto’”.

Tocándose el pecho, doña María Reyes recuerda la desesperación que hace unos meses la embargaba en la tarea de criar a ocho niños en una de las zonas más conflictivas de la capital de Honduras.

Ella es una de las cabezas de familia que atendió la invitación del programa Impacto Juvenil para recibir los talleres “Familias Fuertes”, una iniciativa que nació hace dos años en tres colonias de la capital hondureña para reforzar los lazos entre padres e hijos.

Además de ser madre de un varoncito, doña María también se encarga de cuidar a sus nietos, cuyas progenitoras son migrantes que salieron del país en busca del llamado “sueño americano”.

Entre niños y adolescentes de 9, 10, 11, 13, 15 y 18 años, lleva una vida ajetreada y llena de presiones para darles junto a su esposo no solo el alimento que requieren para vivir, sino educación que nutra su alma. Aunque luce ligeramente cansada, su rostro denota paz, de esa que se adquiere con la satisfacción de cumplir una tarea.

Había sido invitada en varias ocasiones a participar en las capacitaciones, pero se negaba a asistir a las charlas afirmando que se encontraba inmersa en las tareas del hogar. “A veces me quedaba lavando, pero dije yo: ‘no, algo tengo que aprender”, rememora, mientras cierra sus manos gastadas por los afanes diarios del hogar.

Así tomó la determinación de formar parte del grupo y construir bases familiares sólidas. “Tengo un nieto que solo jugando pelota. El cipote se me iba para la calle, llegaba a las 10 de la noche y como ustedes saben, nosotros por costumbre insultamos a los cipotes y nos insultábamos; pero ahora no”.

Doña María relató ante el resto de padres cómo "Familias Fuertes" cambió su vida.

Doña María relató ante el resto de padres cómo “Familias Fuertes” cambió su vida.

  He aprendido mucho de Impacto Juvenil y quiero decirles que mi mentalidad cambió. Ya después hablaba con él, me sentaba con él. Yo sabía que a él, si le tocaba la pelota se enojaba, pero él fue cambiando también. Ahora es diferente la relación, algo he aprendido”, añade.

Habla con la certeza de que el futuro de su hijo y nietos será diferente, y con la esperanza de un mejor mañana para los niños y jóvenes de su colonia.

“Estos proyectos son importantes para la comunidad, de repente muchas personas no le ponen el cuidado, pero es bien importante. La juventud se está perdiendo”, reflexiona, al tiempo que dirige una mirada de súplica, un llamado para impedir que los niños caigan en las garras del crimen y la delincuencia.

En las colonias de alta incidencia delictiva, los niños se ven expuestos a diario a la influencia de pandilleros, drogas y delincuencia común. Ese ha sido su destino, no han tenido opción, ese ha sido su hogar.

Pero una luz de esperanza acobija a los padres y madres de familia de estos menores desde que el programa “Familias Fuertes” comenzó a trabajar en estas zonas de las más “calientes” de la ciudad.

El ambiente de estas comunidades es de zozobra; y la lucha que libran día a día estas familias es dura, difícil, a veces hasta desalentadora, pero no se rinden y no lo harán, especialmente porque hoy día “Familias Fuertes” está con ellos, hombro a hombro.

El amor hacia sus hijos ha sido la inspiración de estos padres para salir adelante. Así lo demostraron cada sábado, durante más de dos meses, las 15 mujeres y hombres que recientemente se graduaron del proyecto.

Durante este tiempo los padres recibieron formación sobre cómo educar a sus hijos con disciplina, pero sin violencia; fortaleciendo el diálogo y su lazo de amor.

“Familias Fuertes” persigue crear consciencia en los padres sobre la forma en la que están educando a sus hijos, en las relaciones familiares y apoyarlos para convertirse en agentes de cambio en sus comunidades.

Disciplina con amor

En los talleres, las madres y padres desarrollan habilidades para imponer reglas y mejorar las relaciones con sus hijos, mostrando interés en sus tareas y actividades en las que participan, visitar la escuela y hablar con los niños sobre la importancia del estudio, además de elogiarlos para fortalecer su autoestima.

También son instruidos para buscar ayuda y establecer conexiones en sus colonias, con vecinos, patronatos, iglesias, centros de salud y policía, de manera que puedan construir alianzas para vigilar a los menores y garantizar su seguridad.

Juntos a sus hijos, dibujaron árboles resaltando las cualidades de cada miembro de la familia y elaboraron su escudo con los valores que practican dentro del hogar.

Lorena, otra de las madres del grupo, cuenta cómo “Familias Fuertes” ayudó a su familia. Aunque no califica a sus hijos como desobedientes, reconoce que ha tenido “mano dura con ellos”.

“Aprendí a darles amor, a dedicarles tiempo, ya que a veces uno se afana de tantas cosas en la casa que no tiene tiempo para ellos”, cuenta en el salón, ante la mirada atenta del resto de padres.

Y con una sonrisa, agrega: “Quiero darle gracias a Dios. Él es quien nos permite ver tomado este proyecto y también a ellos (el equipo de Impacto Juvenil) porque se prestaron para estas cosas”.

El sábado anterior, las 12 familias participantes del módulo recibieron un certificado por haber concluido exitosamente el taller de “Familias Fuertes”.

En una tarde llena de testimonios, presentaciones musicales y alabanzas a Dios, recordaron que el amor es la fuerza que mueve sus vidas y testificaron que esa es una lección que nunca olvidarán porque se tienen uno al otro para superar los retos y adversidades.

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *