Tras siete años de impunidad, familia de joven acribillado por militar recibe justicia

MAIE Ministerio Público
Más cámaras de Gesell serán instaladas en Honduras para proteger a víctimas de delitos
2016-08-18
firma Impactos ASJ
Programa Impactos y ASJ firman acuerdo de cooperación para promover la transparencia
2016-08-23

Tras siete años de impunidad, familia de joven acribillado por militar recibe justicia

militares
  • Aunque orden de captura fue emitida en 2010, sospechoso permanecía prófugo.
  • Con la colaboración de ASJ, responsable fue puesto a la orden de los tribunales de justicia.

Tegucigalpa. La noche del 27 de noviembre de 2009 fue una trágica para la familia Salgado Hernández. La tranquilidad de la noche fue sustituida por llanto, angustia y dolor. El reloj marcaba poco más de las 11:00 PM cuando la terrible noticia llegó a su hogar: Ángel había sido tiroteado en un retén militar.

Los detalles del evento fueron desconocidos en el momento. Presas de la desesperación, los familiares de Ángel se trasladaron de inmediato al Hospital Escuela para conocer más acerca de su estado de salud. Fue ahí donde los amigos del joven de 32 años, quienes también resultaron heridos, relataron lo acontecido; pero la agonía se extendió por casi una semana y luego llegó la impotencia que acompaña a la impunidad.

Ángel y sus amigos pasaron alrededor de las 11:00 PM por el sector del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas (FF AA) en Comayagüela donde se encontraba instalado un retén militar que el joven no logró visualizar por falta de señalización. Al impactar contra una de las vallas, uno de los militares disparó su arma de reglamento hiriendo a Ángel en la cabeza.

Después del hecho, los familiares denunciaron que al centro asistencial llegó un grupo de militares con vestuario médico, con la pretensión de intimidarlos.

El muchacho permaneció en estado de coma durante cinco días y murió el 2 de diciembre. Ese mismo día, la familia interpuso la denuncia ante el Ministerio Público (MP), instancia que procedió a investigar el caso.

Fue así como el MP, después de realizar las pruebas de balística y tomar declaraciones a seis soldados, un teniente coronel y testigos -de acuerdo al expediente judicial 48997-2009 del Juzgado de Letras Penal de Francisco Morazán-, identificó a Moisés López Benítez como principal sospechoso del crimen.

Durante el proceso judicial, el imputado fue representado por abogados de las FF AA mientras permanecía retenido en uno de los batallones de la capital; pero a raíz de las pruebas presentadas por el MP, éste fue declarado culpable por el homicidio de Ángel Salgado y lesiones contra las personas que lo acompañaban en el vehículo.

Al conocer la sentencia en 2010, López Benítez se dio a la fuga, por lo que la orden de captura emitida en su contra no fue ejecutada de forma inmediata.

Una segunda orden de captura fue emitida contra el sospechoso en 2012; sin embargo, tampoco fue localizado entonces.

Cuatro años después, sin una respuesta contundente por parte de las autoridades y en busca de justicia, los familiares de Ángel acudieron a la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) para lograr que las autoridades responsables localizaran y capturaran al sospechoso.

Después de la inspección del expediente judicial, la ASJ solicitó e la Fiscalía, en abril pasado, activar la orden de captura con la cooperación de Dirección Policial de Investigación (DPI) y la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

Durante la investigación, la ASJ confirmó que la orden de captura permanecía engavetada debido a la suspensión del agente asignado al caso. No obstante, en seguimiento a la orden judicial, el caso fue reasignado.

Con la colaboración de personal de la ASJ, el imputado fue localizado y capturado la semana pasada por las autoridades, para ponerlo a disposición de los tribunales.

En Honduras, el 96% de los casos de homicidios permanecen en la impunidad, de acuerdo a un estudio publicado en 2014 por la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ).
Con apoyo de la ASJ, este índice de impunidad ha disminuido en comunidades que antes de 2014 registraban altos índices de violencia. Hoy, estas comunidades ya no forman parte de la lista de barrios y colonias con mayor incidencia de homicidios.
asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *