Presidente de TI llama a concentrar agenda nacional en combate a la corrupción y la violencia

  • Preocupa que magistrados del Tribunal Superior de Cuentas hayan sido designados mediante fórmula política que desatiende el pedido de la ciudadanía: José Ugaz.
  • El jurista peruano se reunió con representantes de la sociedad civil. También lo hará con miembros de la MACCIH.

Tegucigalpa. La agenda nacional debe concentrarse en temas prioritarios para Honduras como la corrupción y la violencia, en lugar de desviarse en asuntos políticos, señaló este miércoles José Ugaz, presidente de Transparencia Internacional (TI).

El jurista peruano ofreció declaraciones en el marco de su visita al país, luego de reunirse con organizaciones de la sociedad civil, con las cuales dialogó sobre los avances y retos en la lucha anticorrupción.

“Los problemas de Honduras van mucho más allá del calendario electoral. No es posible que se circunscriba el debate público a la reelección o no del actual Presidente o de la agenda política que las elecciones van a imponer en algunos meses”, expresó Ugaz.

A criterio del exprocurador, “aquí hay problemas más importantes que ese y la corrupción es sin duda uno de ellos; la violencia y seguridad ciudadana es otro”.

“Queremos insistir en que la agenda nacional no se distraiga por fuegos artificiales electorales y se concentre en estos temas son prioritarios y que son los que afectan al ciudadano de a pie, en particular a los más pobres. Hacemos votos para que esto permita de alguna manera reconducir la agenda nacional y enfrentar estos flagelos que hoy afectan Honduras, que son la corrupción y la inseguridad ciudadana”, agregó.

Elección de magistrados del TSC

De igual manera, Ugaz se refirió a la reciente elección de magistrados del Tribunal Superior de Cuentas (TSC), la cual calificó como “fórmula política que desatiende el pedido de la ciudadanía de poder participar y saber por qué se toman este tipo de decisiones”.

“Esperamos que el Gobierno pueda corregir esto que es un grave error y que a su vez, en la agenda que viene por delante, no se repitan este tipo de situaciones”, apuntó.

Asimismo, expresó el apoyo de TI a la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH) y pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) acelerar el proceso que permita destinar los recursos y voluntad política para lograr el objetivo por el cual fue instituida.

Saludó además los esfuerzos de la sociedad civil para impulsar la lucha contra la corrupción e instó a la población a sumarse a estas acciones.

“Este no es solamente un problema de Honduras, el mundo está mirando lo que pasa aquí. Estamos tratando de apoyar en lo posible y hemos visto con esperanza algunos de los logros que se han podido concretar en los últimos tiempos. Se han reducido los índices de violencia, se ha iniciado un proceso de depuración de la policía que es admirable por los resultados que ha obtenido, el tiempo en que lo ha logrado y el tecnicismo y neutralidad con la que se ha procedido en este caso”, expresó.

Y añadió que “se está proponiendo al Estado y al Gobierno en particular una serie de medidas para generar mayor transparencia en las decisiones de gobierno, pero sobre todo para recuperar la confianza. Lo primero que hace la corrupción es minar la confianza en los gobiernos y creemos que la autoridad en Honduras tiene que recuperar la confianza de nuevo”.

Más temprano, Ugaz sostuvo un encuentro con representantes de la sociedad civil hondureña para dialogar sobre los avances en la lucha contra la corrupción en el país.

A esta cita asistieron dirigentes de sociedad civil como: Carlos Hernández, presidente de la ASJ; Omar Rivera, coordinador de la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ); Julieta Castellanos, rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); Aurora Pineda, presidenta de la Asociación de Víctimas de Violencia en Honduras (AVVH); Hilda Caldera de la Fundación Landaverde, y Alberto Solórzano, presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH).

Participaron además: Amanda Madrid y Rolando Bú de la Federación de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo de Honduras  (Foprideh); Jorge Galeano y Marcela Castañeda de Visión Mundial; y Wilmer Vásquez de la Red de Instituciones por los Derechos de la Niñez (Coiproden).

Durante su intervención, Castellanos hizo un planteamiento histórico de la lucha anticorrupción en Honduras, destacando el papel del movimiento de Indignados, cómo logró movilizar masas de todos los sectores y que sin embargo fue disminuyendo en convocatoria al mezclarse partidos políticos.

Asimismo, remarcó el papel del CNA, el cual brindó nombres de personas vinculadas a corrupción y presentó investigaciones relevantes, entre ellas la del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Se planteó además la actuación de la MACCIH y su reto de posicionarse en la lucha anticorrupción antes de que su mandato se diluya con el tiempo.

Por su parte, Omar Rivera hizo un agradecimiento público a José Ugaz por las muestras de solidaridad del Presidente de TI durante la etapa en la que los miembros de la Comisión Especial para el proceso de depuración y transformación de la Policía Nacional fueron amenazados a muerte.

Rivera, señaló que fue de especial significado para los integrantes de la Comisión Especial que -en su momento- el señor Ugaz “haya exigido a las autoridades nos protegieran y haya alertado a la comunidad internacional de los riesgos a los estábamos sometidos al inicio de este proceso de depuración policial”.

“Agradecemos su solidaridad y el apoyo moral que se nos brindó de parte de TI”, exclamó el coordinador de la APJ.

Más tarde, Ugaz dialogó con el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rolando Argueta y en las próximas horas tiene prevista una reunión con miembros de la MACCIH.

Lea la declaración pública del presidente de Transparencia Internacional sobre la participación de la sociedad civil en la lucha contra la corrupción:
Transparencia Internacional es una coalición mundial, somos la organización más grande del planeta en la lucha contra la corrupción, la promoción de la integridad y de la transparencia. Lo hacemos a través de capítulos internacionales, estamos presentes en más de 100 países a través de capítulos locales y nuestro capítulo en Honduras es la ASJ, que forma parte de esta alianza que ha venido trabajando intensa y comprometidamente por reducir los niveles alarmantes de impunidad y corrupción que han asolado Honduras históricamente.
¿Por qué es importante enfrentar la corrupción y la impunidad? A estas alturas no cabe duda y está por eso la corrupción posicionada en los primeros lugares en la agenda mundial, que la corrupción no es solo un problema moral o económico, la corrupción impacta sobre la vida cotidiana de las personas, la corrupción mata y ustedes mejor que nadie son testigos de eso. La corrupción impide el desarrollo, afecta la gobernabilidad y puede llevar a un país a convertirse en un país fallido.
Por eso es importante cuando la corrupción tiene niveles significativos, la sociedad en su conjunto. Este no es un problema solo del Estado, no es un problema solo del sector privado o de las ong´s o de los ciudadanos en general, la corrupción es un problema de todos. En ese sentido, el proceso que se ha iniciado en este país hace algunos años con la decidida intervención de organizaciones de la sociedad civil y de esta alianza en particular, está siendo observado por el mundo.
Este no es solamente un problema de Honduras, el mundo está mirando lo que pasa aquí. Estamos tratando de apoyar en lo posible y hemos visto con esperanza algunos de los logros que se han podido concretar en los últimos tiempos. Se han reducido los índices de violencia, se ha iniciado un proceso de depuración de la policía que es admirable por los resultados que ha obtenido, el tiempo en que lo ha logrado y el tecnicismo y neutralidad con la que se ha procedido en este caso.
Se está proponiendo al Estado y al Gobierno en particular una serie de medidas para generar mayor transparencia en las decisiones de gobierno, pero sobre todo para recuperar la confianza. Lo primero que hace la corrupción es minar la confianza en los gobiernos y creemos que la autoridad en Honduras tiene que recuperar la confianza de nuevo.
Hemos visto movilizaciones por semanas de ciudadanos reclamando que se tome acción respecto de ciertos escándalos de corrupción que implica no solamente el desvío de fondos para financiar indebidamente la política, sino sin duda alguna la afectación al derecho a la salud de los más pobres de este país.
Sin embargo, vemos con preocupación que a pesar de que ha habido un esfuerzo conjunto para tratar de definir un proceso en el que las autoridades de más alto nivel como los miembros del Tribunal Superior de Cuentas sean designados a través de procesos transparentes, participativos y neutrales, entre ‘gallos y medianoche’ se ha optado por una fórmula política que desatiende el pedido de la ciudadanía de poder participar y saber por qué se toman este tipo de decisiones.
Esperamos que el Gobierno pueda corregir esto que es un grave error y que a su vez, en la agenda que viene por delante, no se repitan este tipo de situaciones. Lo decimos con la autoridad moral que nos da ser parte de una sociedad global que –como repito- está mirando lo que ocurre en Honduras porque esto va a ser y puede ser replicable en otras partes del mundo.
Se ha instalado aquí una misión especial de la OEA (Organización de Estados Americanos) para tratar de contribuir con las autoridades judiciales y fiscales y policiales del país a reducir los niveles de impunidad y poder establecer mecanismos de reducción de la corrupción e incremento de la transparencia. Sin embargo, hemos visto también con preocupación los ataques de los últimos días a esta misión porque lo único que ha hecho es cumplir con su deber y señalar que esa designación de los miembros del Tribunal Superior de Cuentas ha sido un error, que esperamos sea corregido en su momento.
Es función de esa misión aportar desde la comunidad internacional con estándares globales que permitan avanzar y no retroceder. Por lo tanto, pedimos el cese de esos ataques y por otro lado a la OEA, que acelere el proceso que permita contar con los recursos y la voluntad política para que cumpla con el objetivo.
Desde nuestro lado de la sociedad civil, haremos lo posible para apoyar el trabajo de la MACCIH (Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras) y esperamos que esto sea efectivamente una actitud que se recoja en la sociedad hondureña en general.
Por último, quiero señalar que los problemas de Honduras van mucho más allá del calendario electoral. No es posible que se circunscriba el debate público a la reelección o no del actual Presidente o de la agenda política que las elecciones van a imponer en algunos meses, aquí hay problemas más importantes que ese y la corrupción es sin duda uno de ellos; la violencia y seguridad ciudadana es otro y en ese sentido, queremos insistir en que la agenda nacional no se distraiga por fuegos artificiales electorales y se concentre en estos temas son prioritarios y que son los que afectan al ciudadano de a pie, en particular a los más pobres.
Hacemos votos para que esto permita de alguna manera reconducir la agenda nacional y enfrentar estos flagelos que hoy afectan Honduras, que son la corrupción y la inseguridad ciudadana.
Ver fotografías de la visita de José Ugaz a Honduras. Haga clic sobre las flechas:

José Ugaz - Evento TI

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *