Noé, un liderazgo formado en los Clubes de Impacto de Gedeón

Autoridades del Ministerio Público en reunión con representantes de ASJ y APJ.
Solo 6% de denuncias contra policías han sido judicializadas
2015-10-15
ASJ tiene su mayor incidencia en tres sectores conflictivos de la capital hondureña.
Una respuesta a los problemas de corrupción contra niñas y mujeres
2015-10-19

Noé, un liderazgo formado en los Clubes de Impacto de Gedeón

Noé ayuda a los niños de la Villa Nueva a alejarse de la violencia.

Tegucigalpa. Noé Alonso Hernández Alvarado nunca podría haberse catalogado como un niño extrovertido. Sentado en una esquina del salón, veía a los demás jugar y reír. No se acercaba a ellos, pero no porque su corazón no lo deseara, sino porque no sabía cómo hacerlo.

A los 11 años, era un niño retraído, el cuarto de los diez hijos de un hogar que se mantenía en vilo por la falta de comunicación e incomprensión.

Fue entonces cuando escuchó sobre el Club de Impacto, un grupo liderado por colaboradores de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), en donde los niños podían realizar actividades formativas en valores y escuchar acerca de Dios.

A pesar de mantenerse retraído, Noé nunca dejó de asistir a las reuniones de los clubes, los cuales se celebran desde hace casi una década en su comunidad, una de los más peligrosos de la capital hondureña.

El Club de Impacto al que acudía cada semana junto a otros 17 menores, fue el primero que se instaló en Villa Nueva.

De 2009 a la fecha, muchas cosas han cambiado para estos jóvenes y para la comunidad.

“No sabíamos cómo desarrollar actividades, cómo jugar con los demás niños, no conocíamos a otros compañeros”, comenta Noé al recordar el momento en el que llegó al club.

Ahora, ocho años después, trabaja como líder en su comunidad. Funge como presidente de la directiva del sector 7B de Villa Nueva, donde coordinó un proyecto de electrificación con el cual resultaron beneficiadas 15 familias de la zona.

Actualmente, también lidera un proyecto para la edificación de gradas en su sector, con apoyo de la Alcaldía Municipal de Tegucigalpa.

Cambiando vidas

A Noé, el Club de Impacto le cambió la vida. “Mi papá y mi mamá pasaban peleando, era una familia desunida y cuando empezó a llegar el club y nos dieron consejos, mi familia se volvió a unir. Nos ha ayudado mucho también a progresar en mi familia, nos han ayudado mucho porque han habido cambios. Ahora mi papá y mi mamá me apoyan a todas las actividades”, afirma con satisfacción.

Aunque trabaja durante algunas temporadas en proyectos de construcción, durante sus tiempos libres o “tiempo de balde” -como él dice- dedica tiempo para los niños y jóvenes de su comunidad. Noé es también líder de un Club de Impacto y realiza visitas a escuelas, apoyando mediante tutorías a niños con problemas de lectura o dentro de sus familias.

Cuando Noé habla, parece que no comprende la magnitud de su labor para la vida de los niños en formación, pero sin saberlo, reconoce que quizás este sea el mejor aporte que haga para su comunidad. “Me siento alegre de saber que salgan adelante también y de saber que hay cosas que nos hace perder en el mundo, como la droga y el alcohol, pero esto nos ha ayudado a ser mejores y cambiar familias”.

“Ha sido un cambio para mi vida. Nunca pensé que iba a lograr lo que había soñado”, dice.

Mientras los niños gritan y juegan a su alrededor, reflexiona en que siempre es posible lograr un cambio, “porque en este mundo hay muchas cosas malas y buenas, pero las malas las podemos decidir y nuestra vida debe buscar las buenas, buscar la iglesia y cambiar”.
[layerslider id=”7″]

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *