“No cambies tu mochila por un bebé”: No al embarazo precoz

evento-Alerta1
Debaten riesgos en las democracias de AL
2015-09-29
Los sospechosos fueron remitidos a prisión. (Foto: cortesía Diario Tiempo)
A prisión envían a banda de traficantes de menores
2015-10-06

“No cambies tu mochila por un bebé”: No al embarazo precoz

Campaña contra embarazo precoz en la Escuela Maradiaga de Tegucigalpa.

Tegucigalpa. El patio de la escuela se llena de risas, juegos y diversión. Niños de entre 6 y 12 años pintan sus manos sobre carteles, elaboran pulseras con hilos y juegan a la pelota. Esta escena es muy parecida a la de cualquier hora de recreo, excepto porque este día los niños aprenden una importante lección de vida: prevenir el embarazo precoz.

Por hoy, los estudiantes dejaron a un lado sus cuadernos para reflexionar sobre la responsabilidad y su futuro. De la mano de voluntarios y personal del programa Impacto Juvenil de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), los niños y niñas participan en la campaña “No cambies tu mochila por un bebé”.

Bajo el lema “Por mí, yo decido”, los escolares realizan diversas actividades como la creación de murales, dibujos y bailes.

Resultaría impensable que el futuro de alguno de estos pequeños pudiera dar un giro de 360 grados a causa de una decisión equivocada; pero en Honduras, una de cada cuatro adolescentes es madre (según un informe presentado en marzo de este año por Unicef).

Para cerrar con broche de oro la actividad, los niños lanzaron al viento globos de colores, los cuales representan sus esperanzas, sin límites ni ataduras.

La campaña contra el embarazo precoz es una de las iniciativas de los Clubes de Impacto, encuentros semanales en los que los niños, guiados por mentores y psicólogos, aprenden sobre valores morales, autoestima y habilidades técnicas.

En los barrios donde la influencia de las pandillas y las drogas es fuerte, los clubes enseñan a los niños que tienen opciones para cambiar sus vidas.

Ellos tienen sueños. Ellos dicen ‘Yo voy a ser un médico, una enfermera, un ingeniero'”, comenta Stefany, de 19 años, una de las voluntarias que inició un camino de servicio en los Clubes de Impacto.

“Estoy haciendo cosas que nunca pensé alcanzar, que nunca soñé. Los clubes nos ayudan a ser mejores… cambian vidas“, reflexiona Noé, un joven de 20 años que forjó su liderazgo en el proyecto.

Actualmente, más de 350 niños asisten a Clubes de Impacto en tres de las colonias más peligrosas de la capital de Honduras.

 

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *