Más de un centenar de familias obtiene título de propiedad tras denunciar corrupción

Ley Colaboracion Eficaz
Participación de sociedad civil es clave para respaldar la aprobación de la Ley de Colaboración Eficaz
2019-01-31
dilo aqui Honduras
Consulta el estado de tu denuncia de corrupción en Dilo Aquí Honduras
2019-02-06

Más de un centenar de familias obtiene título de propiedad tras denunciar corrupción

las magnolias_01

La Magnolia es una comunidad de gente trabajadora, luchadora y afable, que se vio amenazada por el terrible flagelo de la corrupción, pero hoy, su lucha es el ejemplo y certeza de que unidos, podemos combatirla.

Más de un centenar de familias habitan la zona a la que llegaron cargados de esperanzas para establecer sus hogares, pero que vieron amenazados sus sueños a causa de la corrupción.

“Cuando vine aquí, me enteré por un canal de televisión que estaban vendiendo solares, me interesó, vine a buscar la información y la obtuve. En las oficinas de la lotificadora me dieron un contrato porque a cada persona que vive aquí se le daba un contrato de arrendamiento con opción a compra, pues miramos que estaba bien”, cuenta Héctor García, presidente del Patronato de la colonia La Magnolia.

Aunque en ese momento no lo sabían, estaban siendo víctimas de una estafa que fue creciendo con el tiempo.

las magnolias_02“Cuando ya comenzamos a terminar de pagar los solares, comenzamos a exigir las escrituras. Siempre que íbamos a la lotificadora nos decían que había un problema con las tierras, pero que el siguiente mes se arreglaba… era un cuento de nunca acabar, se acababa el mes, se acababa el año y seguíamos en la misma situación”, recuerda.

En estos casos, la ley estipula que las escrituras que acreditan la propiedad de un bien inmueble deben ser entregadas a más tardar tres meses después del pago de la totalidad de su valor al acreedor. No obstante, los vecinos de La Magnolia reportaban más de tres o cuatro meses del pago completo sin respuesta.

En busca de una solución, los vecinos se organizaron para buscar asesoría legal; sin embargo, no contaban con el dinero para pagar los servicios de un abogado, por lo que debieron acudir al Instituto de la Propiedad (IP) para solicitar apoyo.

Después de varias diligencias, personal del IP acudió a la comunidad para convocar a la socialización de un proceso de expropiación. Desde el IP se sugirió que los vecinos pudieran organizarse en patronatos que pudieran representarles ante una instancia legal. En la primera audiencia de conciliación, la lotificadora presentó documentación sin respaldo, lo que provocó que la conciliación se declarara fracasada.

“Hasta ese momento, nadie había recibido su escritura, aunque ya 90 personas habían pagado y ninguna escritura. Esa razón nos preocupaba y lo lógico era buscar la ley para ver lo que estaba pasando”, explica García. las magnolias_03

Posteriormente se realizaron dos audiencias de conciliación más a solicitud de amparo por parte de la lotificadora, pero ambas se declararon fracasadas por ausencia por parte de la compañía.

Y mientras entrelaza sus manos, rememora con dolor que “aun así, esta lotificadora siguió hostigando a los compañeros, desalojándolos de sus hogares, mandando notas de desalojo y dando 72 horas de plazo”.

Tres de los casos presentados ante los tribunales fueron a juicio. “Nos sentíamos preocupados, con pocos recursos económicos era difícil que pagáramos un abogado. Hubo compañeros a los que sí desalojaron y desde 2011 las amenazas de desalojo han sido permanentes: que van a traer máquinas para botar las casas, que vienen con órdenes de desalojo de un juez… En vista de eso, con otro compañero, Dionisio Baquedano, nos dimos a la tarea de buscar apoyo”.

Fue así como el patronato se comunicó con la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), la cual les acompañó en el proceso legal por medio del Centro de Asistencia Legal Anticorrupción (ALAC).

las magnolias_04“Nos abrieron las puertas, expusimos el caso y comenzaron a apoyarnos. Les llevamos los documentos y ASJ le dio seguimiento y corroboró que la denuncia tenía razón, que estábamos siendo agredidos por un terrateniente y por personas del Instituto de la Propiedad, porque aun sabiendo lo que sucedía, no hicieron nada”, apunta don Héctor.

Y añade que “a través del apoyo de ASJ logramos que el caso fuera abordado. Aunque hubo gente que actuó al margen de la ley, ya es cosa del pasado. Hemos podido comprobar que la corrupción en el IP no queda impune, ya fueron cuatro personas acusadas en los juzgados”.

“Hoy, por las denuncias y esfuerzo de ASJ podemos ver las denuncias en la Fiscalía, hoy esas personas que ya fueron a la primera audiencia ante los juzgados. Como pobladores sabemos que si la corrupción continúa, aunque uno esté con la ley, de nada sirve la ley”, finaliza.

Los vecinos de La Magnolia, alrededor de 400 familias, han expresado su agradecimiento a la ASJ y hoy saben que como ciudadanos también pueden hacerle frente a la corrupción.

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *