Investigación apoyada por ASJ permitió condena de ingeniero por violación contra ocho niñas

ministerio público
Con apoyo de ASJ, Ministerio Público implementa nuevo modelo de gestión en regionales
2018-06-06
Captura-analisis fallo2
Análisis legal de la ASJ sobre fallo de la Corte Suprema de Justicia ante recurso contra la MACCIH
2018-06-11

Investigación apoyada por ASJ permitió condena de ingeniero por violación contra ocho niñas

historia rescate

Ángela se dirigía hacia la escuela pensando en las tareas y sus amigos, despreocupada, inmersa en su mundo adolescente. Mientras caminaba, un extraño a bordo de un turismo color gris, se acercó a ella consultando sobre el centro escolar. La niña, sin malicia, respondió sus preguntas; pero no intuyó lo que estaba por venir.

El hombre le pidió que lo acompañara a la escuela a bordo del vehículo y posteriormente la llevó a un sector solitario, en donde abusó sexualmente de ella. La niña y su madre acudieron a denunciar el hecho, pero en ese momento no obtuvieron una respuesta oportuna debido a la complejidad y dinámica del ataque del agresor y la ausencia de un sistema de vinculación de datos.

Meses después, la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) recibió la denuncia sobre el rapto y posterior violación de otra niña en un sector de la capital hondureña. De acuerdo al relato de la menor, el sujeto, quien se transportaba en un vehículo turismo color gris, la abordó rumbo a la escuela.

En ese momento, la ASJ se pone en contacto con la Dirección Policial de Investigación (DPI), la Fiscalía de la Niñez y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y así, los investigadores corroboran la existencia de varias denuncias con hechos similares.

“Cuando recibimos la denuncia, no sabíamos de los alcances del delincuente”, relató uno de los investigadores. Al comparar la relación de hechos, se vinculó al agresor y se organizó un plan de trabajo coordinado por la Fiscalía.

El agresor fue ubicado en tres sectores diferentes de la ciudad, todos cercanos a escuelas.

Cuando los investigadores identificaron el vehículo en el que se conducía el agresor, verificaron que el mismo estaba registrado a nombre de una mujer. Fue así que se planificaron diligencias de vigilancia en las zonas donde había atacado con anterioridad y se realizaron otras diligencias para confirmar la identidad del sospechoso.

Después de un arduo trabajo conjunto entre las agencias de investigación estatales propiciado por la ASJ, el hombre fue identificado como Allan Díaz Chinchilla, un ingeniero en Sistemas que vendía software a empresas locales y cuyas oficinas estaban ubicadas en un reconocido centro comercial de Tegucigalpa.

El equipo de investigación logró ubicar a Díaz Chinchilla en San Pedro Sula, al norte del país, donde realizaba una visita de trabajo; por lo que, en coordinación con agentes de la ATIC en esa ciudad, se efectuó su captura el 27 de enero de 2016.

caso violador serial

En ese momento el acusado fue presentado ante los medios, esperando que de existir más víctimas, estas pudieran identificarlo. Posteriormente, surgieron otras tres denuncias.

Aunque los investigadores lograron confirmar una denuncia interpuesta en 2015 por un caso de características similares, la denunciante no logró reconocer al abusador. Sin embargo, otras ocho víctimas lo identificaron plenamente luego de su captura.

Por qué la investigación fue exitosa

A criterio de Diana Medina, coordinadora del programa Rescate de la ASJ, el éxito de la investigación fue haberla cimentado en las bases de la cooperación interinstitucional.

“Sistematizar el desarrollo de las investigaciones y poder compartirlas es clave, porque en todos los casos las denuncias se encontraban dispersas y estaban siendo investigadas de formas aislada; pero si se trabajase con bases de datos para vincular denuncias, desde el principio se hubiera abordado el caso como violador serial, probablemente algunos casos no hubiesen acontecido”, reflexionó.

Además de proporcionar apoyo técnico investigativo y legal a las agencias de investigación criminal estatales, la ASJ proveyó soporte psicológico a las víctimas y a sus familias, para que las niñas puedan superar los efectos del trauma ocasionado.

“Las niñas, residentes en las comunidades donde se originaron los ataques no querían volver a la escuela, no querían transitar por las calles en que fueron abordadas y era su contexto, su medio comunitario, su escuela”, indicó.

En ese sentido, el equipo de la ASJ se acercó a las familias de las niñas afectadas y apenas una, se negó a recibir ayuda.

A la fecha, las niñas han superado los efectos del trauma y han vuelto a sus actividades diarias.

Niños formados para prevenir el abuso sexual

Actualmente, ASJ y la Secretaría de Educación trabajan en conjunto con Plan Internacional en una campaña de prevención e información sobre el abuso sexual infantil en los centros educativos de Tegucigalpa.

En una primera etapa, más de 300 maestros del sistema educativo público nacional fueron capacitados en el taller ‘El abuso sexual es intolerable: Ponle los 6 sentidos a la prevención’, para llevar los conocimientos adquiridos a sus colegas y replicarlos a su vez con los niños y niñas.

En los talleres se expusieron acciones y estrategias determinantes que pueden prevenir que un niño o una niña sea víctima de abuso, como las estrategias de prevención bajo la perspectiva de autoprotección que implica enseñarles a establecer su red de confianza para pedir ayuda, reconocer su valor como persona, identificar estrategias de manipulación de agresores y situaciones de riesgos o peligro y cómo actuar, entre otros. Esto, en virtud que, en más del 70 % de los casos de abuso sexual infantil, el agresor está vinculado al entorno de niño.

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *