Hugo Morales: Centros de internamiento deben privilegiar reinserción

privacidad facebook
VIDEO TUTORIAL: Controla las etiquetas en Facebook
2016-04-11
celebration of justice_Chicago9
Elmhurst conoce labor de ASJ por una Honduras más Justa
2016-04-12

Hugo Morales: Centros de internamiento deben privilegiar reinserción

Hugo Morales

Tegucigalpa. El psicólogo social y consultor peruano, Hugo Morales, visitó la semana pasada Honduras por invitación de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), para dialogar con funcionarios y miembros de organizaciones civiles que trabajan en el tema de atención a menores infractores, principalmente los que se encuentran en rehabilitación en los centros de internamiento del Estado.

El taller impartido por Morales se desarrolló en el marco de una jornada de capacitación celebrada por la ASJ y el Ministerio Público en Tegucigalpa y Comayagua.

Morales compartió con los presentes su experiencia en el tema de reinserción de jóvenes en riesgo y en abandono en Perú, de donde es originario, y en otros países de la región donde ha servido como consultor.

PERFIL

hugo morales2Hugo Morales

Psicólogo social, docente universitario, con experiencia de más de 15 años en jóvenes en conflicto con la ley y sus familias, niños en condición de calle.

Durante los últimos 10 años ha laborado como consultor de Naciones Unidas, agencias de cooperación internacional y gobiernos en programas de cooperación para el desarrollo en materia de seguridad, justicia y reinserción de jóvenes en riesgo.

 

A continuación, la entrevista con el experto peruano:

¿Cuál ha sido la experiencia de Perú en la reinserción de jóvenes en riesgo social?

HM: Pasaron como 100 años entre que el Ministerio de Salud, la Iglesia, Justicia y Educación, Prevención Social se ‘toreaban’ y ‘pimponeaban’ entre quién tiene los centros. Los perfiles eran otros, no eran los niveles de violencia y organización que presentan los chicos ahora.

En el año 1997, los jóvenes fueron trasladados al Poder Judicial y los jueces que sentencian tienen además una gerencia administrativa, lo que ha sido un problema porque los jueces están tomando parte de la administración de justicia y a la vez de la intervención. No hay una visión de que esto es parte de una política pública del sector ejecutivo, tenemos que colocarlo en un ministerio o institución autónoma que se encargue del trabajo.

A lo que hemos llegado es colocar la función del Estado en el diseño, desarrollo y ejecución de una política pública nacional multisectorial y aprobada a alto nivel para la prevención y tratamiento de los adolescentes en conflicto con la ley en el año 2013.

A partir del año pasado se diseñaron pequeños planes locales que aterrizan cuestiones de oferta pública para prevención y tratamiento de los infractores pero a nivel local, de las alcaldías. Tenemos tres grandes componentes: Prevención de la delincuencia, administración de justicia mejorada y reinserción, resocialización y atención a las víctimas. Empezamos en un cuarto vacío, con un botellón de agua… En Honduras hay comida, aquí las proporciones son a uno en comparación a como empezamos en Perú.

¿Qué está haciendo mal Honduras?

HM: En realidad están dejándose asustar demasiado por las pandillas, están renunciando a su autoridad de adultos y a su autoridad de políticos frente a los chicos porque les están concediendo por una falta de gestión clara, de redistribución correcta de los recursos, de gerencia de lo que hay: poco, mucho, malo o bueno, para hacerle frente al problema.

Hay una debilidad institucional porque se dejan meter temor y la muestra clara es que les deja hacer sus cosas dentro de los centros. Dejan que los chicos mantengan sus códigos, sus pautas, llegar a un punto de acuerdo de ‘yo te respeto eso que tú quieres seguir haciendo, que afuera hacías, para que no me hagas revueltas, muertos, berrinches, motines, nada’. De esa manera se renuncia al trabajo pedagógico, estás reforzando una identidad criminal porque lo validas desde que pones más guardias que psicólogos.

Es una cosa que yo no solo diría que Honduras anda mal, toda América Latina. La inversión se privilegia en seguridad y contención, y eso termina dando poco espacio a la rehabilitación y a la reinserción”.

Por otro lado, ¿qué está haciendo bien Honduras?

HM: Hay muchas cosas que se pueden hacer bien y ciertamente ya vienen haciendo bien muchas, como el centro Sagrado Corazón, donde hay una buena gestión, donde hay un buen trabajo, donde hay capacidad técnica que hace que las chicas salgan adelante aún con las limitaciones de infraestructura, de seguridad que hay. El otro centro, Jalteva, también hacen un buen trabajo, una cosa excepcional, no necesitan muros ni nada y no tienen chicos tan distintos que los otros. No dudo que hay chicos que vengan de cero de la calle y que logran contagiarse de un ambiente pedagógico, pro-educativo, que hace que finalmente caminen hacia eso.

La proliferación de jóvenes en grupos criminales, ¿es una tendencia regional?

HM: Totalmente de acuerdo. Hay que ajusticiar a los delincuentes, investigar a los delincuentes adultos que hacen todo esto, no a los chicos que son su mano de obra barata.

La violencia dentro de los centros de internamiento, ¿son en realidad pleitos entre pandillas?

HM: No tengo elementos para afirmar sí o no, pero lo cierto es que si hay hacinamiento, si hay condiciones reducidas de habitabilidad y de una oferta terapéutica de cambio, pleitos en las pandillas van a haber dentro o fuera, dentro en este caso.

¿Cómo incorporar el concepto real de rehabilitación en los centros de internamiento de menores?

HM: Existen acciones que están priorizando la seguridad y no están dando lugar a la reinserción, a la rehabilitación porque las situaciones de fuga y de emergencia se producen por un tema que ya no solamente les reconocen autoridad a los jóvenes, pactan con ellos para que no hagan problemas dentro de los centros.

No hay una definición de política nacional de prevención de la violencia, tratamiento de la delincuencia y acompañamiento o seguimiento post-reinserción. En otras palabras, el Estado hondureño no ha tomado una declaración, una posición de qué se entiende por delincuencia juvenil, cuál es la solución que tendría que recibir esa delincuencia en función de lo que la causa, lo que la produce, lo que hay es un trabajo que no dejo de reconocer como valioso, abnegado o sacrificado.

El Estado no ha tomado posesión sobre una política, no ha definido una política de su rol, de manera que llega el problema y salen acciones como solución en la medida que los problemas llegan.

Haga click sobre las flechas para ver la fotogalería de la capacitación:

ASJ y MP capacitan a servidores públicos

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *