Corrupción y Coronavirus: ¿Cómo prevenir el abuso de poder durante una pandemia mundial?

coronavirus
En tiempos como este, la transparencia y la integridad importan más que nunca
2020-03-23
Webinar ASJ
TI identifica riesgos de corrupción y medidas de integridad en contrataciones públicas en el marco de COVID-19
2020-03-26

Corrupción y Coronavirus: ¿Cómo prevenir el abuso de poder durante una pandemia mundial?

Coronavirus2

Ahora que la rápida propagación de la pandemia del coronavirus -o CoVid19- nos enfrenta a una crisis de salud global sin precedentes, la primera prioridad de nuestros gobiernos debe ser la protección de nuestra salud y que nos sintamos seguros. Sin embargo, los brotes pandémicos como el que vivimos actualmente con el COVID-19, exponen las deficiencias de nuestros sistemas de salud, especialmente los potenciales riesgos y oportunidades de corrupción -la corrupción puede disminuir la capacidad de respuesta a la pandemia y privar de asistencia sanitaria a muchas comunidades.

Incluso en tiempos normales, la corrupción en el sector salud genera pérdidas de más de $500 millardos de dólares anualmente. Ante este contexto, desde Transparencia Internacional se alerta sobre algunos aspectos que los gobiernos y sociedad civil deben tomar en cuenta en estos tiempos de crisis:

SISTEMAS DE SALUD AL BORDE DEL COLAPSO: Hasta este momento, más de 164 países alrededor del mundo tienen dificultades para responder a esta pandemia. Más de 200,000 personas han contraído el virus y más de 8,000 han muerto, cifras devastadoras que aumentan a diario.

Los sistemas nacionales de salud –algunos de por sí ya frágiles- se ven amenazados y sobresaturados por el alto porcentaje de pacientes que reclaman atención médica. Muchos países se enfrentan a la escasez de equipos y profesionales médicos capaces de proporcionar servicios de salud ahora vitales, y algunos tratamientos para detectar y tratar la pandemia del coronavirus no están disponibles.

LOS RIESGOS DE CORRUPCIÓN: Por desgracia, la corrupción encuentra terreno fértil para prosperar en tiempos de crisis, sobre todo cuando las instituciones y los mecanismos de supervisión son débiles, y la confianza ciudadana es escasa.
La identificación de estos riesgos de corrupción antes de que sucedan puede ayudar a fortalecer nuestra respuesta global a la pandemia y ofrecer así los servicios de salud a quienes más lo necesitan.

LA ADQUISICIÓN DE MEDICAMENTOS Y EQUIPO MÉDICO: La adquisición de medicamentos y suministros a los sistemas de salud es, con frecuencia, uno de los sectores más vulnerables y dónde existe más riesgo de corrupción; por lo que es necesario contar con información pública y bases de datos abiertas que permitan a la ciudadanía conocer qué se está comprando, a quiénes se están comprando y a qué precio.

PREVENCIÓN DE ESPECULACIÓN / ELEVACIÓN EN LOS PRECIOS: En todo el mundo, los países están reportando escasez de medicamentos y suministros médicos debido al coronavirus. Esta situación sin precedentes aumenta la presión sobre los procesos de adquisición y aumenta el riesgo de que los proveedores, a sabiendas de que los gobiernos no tienen más alternativa que pagar, acudan a la extorsión con precios inusualmente elevados.

Tener procedimientos de contratación abiertos y transparentes ayuda a mitigar estos riesgos. Si logramos que no puedan ocultarse y esconder sus beneficios, los corruptos no serán capaces de aumentar ilegalmente sus precios y se verán obligados a cobrar precios razonables a los gobiernos.

COMPARTIR INFORMACIÓN SOBRE ESCASEZ: Como resultado del COVID-19, los fabricantes de medicamentos están reduciendo la producción de medicamentos recetados, incluyendo antibióticos, así como ingredientes clave para otros medicamentos.
A pesar de estas carencias de medicamentos importantes, agencias gubernamentales, como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), no darán a conocer los nombres de estos fármacos. Esta falta de transparencia proactiva es especialmente frustrante para los proveedores, pacientes y consumidores que dependen de estos medicamentos.

Sin información transparente sobre qué medicamentos pueden experimentar escasez, los sistemas de salud no pueden preparar soluciones alternativas, como la búsqueda de otros fabricantes o proveedores.

En tiempos de crisis, en lugar de proteger los intereses corporativos, los gobiernos deberían poner a disposición del público la información sobre los medicamentos que presentan escasez para garantizar el acceso a medicinas que podrían salvar la vida de muchas personas.

PREVENCIÓN DE DESINFORMACIÓN Y PROTECCIÓN A ALERTADORES: En medio de esta creciente emergencia sanitaria mundial, existen serias preocupaciones por la propagación de información falsa o equivocada y la amenaza real que eso supone para profesionales de la salud que necesitan comunicar datos ciertos el COVID-19.

Los mensajes concurrentes o contradictorios pueden resultar en desconfianza de la ciudadanía hacia sus gobernantes, y fomentar la difusión de noticias falsas, un fenómeno que la Organización Mundial de la Salud ha etiquetado como “infodemia”. Es crucial que los gobiernos actúen de forma abierta y transparente con el fin de construir y mantener la confianza de los ciudadanos.

RIESGOS DE SOBORNO: A medida que los hospitales luchan para hacer frente al COVID-19 y enfrentan una escasez creciente de personal, camas, ventiladores y otros equipos sanitarios, los riesgos de soborno se incrementan.

Médicos, sanitarios y el conjunto de servicios médicos se enfrentan a decisiones muy difíciles sobre qué pacientes tratar en función de quién necesita más atención; por lo que se crea así un ambiente propicio al soborno.

FORMAS DE AVANZAR: A medida que la pandemia del COVID-19 continúa extendiéndose, es importante tener discusiones abiertas y francas sobre nuestros sistemas de salud y las vulnerabilidades que los hacen más susceptibles a la corrupción.

Transparencia Internacional exige a los gobiernos actuar con mayor transparencia para mejorar la adquisición de medicamentos y vacunas, fomentar las contrataciones abiertas y transparentes, evitar el aumento ilegal de precios de medicamentos y suministros médicos, y compartir información sobre la escasez de medicamentos de manera oportuna.

Igualmente importante es que los gobiernos hagan más para prevenir la propagación de información falsa y proteger a los alertadores en sus esfuerzos por salvar vidas y reducir el riesgo de soborno en hospitales y centros de salud.

Por último, es necesario reducir la influencia de los grandes intereses privados y es esencial que los gobiernos tomen mejores decisiones en favor del bien público. La salud pública, y no los intereses políticos o empresariales, debe ser la prioridad.

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *