60 cristianos valientes llevarán el mensaje de unidad familiar a decenas de hogares

oportunidad-de-empleo
Concurso de consultoría para evaluación del Sistema Informático de Aduanas SARAH
2017-03-14
informe TSC
Presupuesto insuficiente y baja cobertura socavan accionar de TSC: Informe de ASJ
2017-03-23

60 cristianos valientes llevarán el mensaje de unidad familiar a decenas de hogares

catequistas

Si empezamos por nosotros mismos, podemos ayudar a los demás. Con estas motivadoras palabras, Nora lanzó el reto de llevar el mensaje de unidad familiar a más de 60 catequistas de seis parroquias de Tegucigalpa, cristianos valientes comprometidos con un mejor país.

Nora es una de las participantes del taller de orientación que la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) realizó durante tres días en la casa cural de la Ermita de Suyapa.

Con un promedio anual de 80 a 100 niños en catequesis por parroquia, los participantes se encargan de evangelizar y llevar la palabra de Dios a la práctica en comunidades del sur de la capital hondureña.

En siete sesiones, durante tres sábados, los asistentes aprendieron a través de las lecciones a fortalecer los lazos familiares, a escuchar, a comprender y a poner límites con amor.

La vivencia se convirtió en lección de vida para Nora, quien reconoce que durante los últimos años ha tenido algunas diferencias con su hija, las cuales ha sorteado gracias a la paciencia, amor, comprensión y empeño. Por ello, la orientación que recibió por parte de personal de ASJ ha sido una luz en el camino.

“Mi experiencia ha sido muy buena, en el sentido de que lo estoy aplicando más a mi vida y tengo una hija y aprendí cómo mejorar mi comunicación con ella. No lo sabemos todo como mamás, pero en el camino vamos aprendiendo”, dice sonriendo.

“Yo trabajo con familias difíciles donde hay paternidad irresponsable, muchas situaciones de vida diferentes, pero vamos a trabajar en equipo para arrancar y ver qué podemos hacer con las familias”, agrega.

Entre los asistentes, el compromiso fue unánime: replicar el mensaje con otras familias.

“Yo soy muy autoritaria y eso lo evalué en mí para luego poder aplicarlo con mis propios hijos, luego nos vamos a reunir con el equipo para poder replicarlo. No me quedo con nada, mi misión es llevarlo a que esto dé más frutos”, comenta por su parte Ana, otra de las participantes en el taller de orientación.

Ella es madre de tres niños, pero durante su tiempo libre dedica su empeño en brindar orientación en la parroquia Sagrada Familia y el Centro Formativo Santa Rosa de Lima. “Ambas comunidades son diferentes, una casi rural y una urbana, pero considero que lo aprendido tendrá un gran impacto, incluso en mi propia vida”, comenta.

A esparcir la semilla

Anabel Durán, una misionera de Cristo Maestro, es otra de las asistentes que celebra la experiencia y desde ya hace planes para compartir sus nuevos conocimientos.

Mientras habla, la religiosa parece trazar en su mente la ruta para llegar al corazón de padres e hijos durante las catequesis. “El primer tema de amor y límites nos ayuda a no caer en el autoritarismo. Cada uno de nosotros hemos podido adquirir nuevas herramientas para trabajar con nuestras familias”, señala.

Inicialmente, espera reunir a un grupo pequeño y poder expandirlo después. “Vamos a empezar con pequeñas familias, aunque quisiéramos que fueran grupos grandes, pero reconocemos la falta de recursos económicos… con tres o cinco familias, ahí iremos esparciendo esta gran dinámica”, manifiesta con esperanza.

“He aprendido mucho, estas reflexiones nos permiten aprender para enseñar. Lo que más me ha gustado es descubrir los valores y talentos que hay en nuestra iglesia y que podamos seguir a nuestra comunidad, no quitarnos con lo bonito y emoción de estos tres días, sino salir y emprender un trabajo muy hermoso. Me anima más a seguir firme en el compromiso del trabajo en la iglesia”, añade otra de las participantes.

Al encuentro con la familia

La Iglesia Católica cuenta a través de sus parroquias con un programa dedicado a la familia, en el cual trabajan con niños de entre seis y 14 años que participan activamente en las catequesis y posteriormente incluyen a sus familias en la evangelización y escuela de valores.

Para replicar lo aprendido, la iniciativa de fortalecimiento familiar comenzará con alrededor de 400 niños de seis parroquias ubicadas en las colonias Ulloa, Nueva Capital, San Francisco, residencial Las Uvas y Tiloarque.

“Muchísimas gracias, de todo corazón, por habernos dedicado este tiempo, era un sueño que teníamos y hemos quedado satisfechos, hemos rebasado la expectativa de poder tener un encuentro con familias para tratar temas propios de cada día”, expresó el padre Dimas Rivera, quien lidera al grupo de catequistas.

De acuerdo a lo expresado por el sacerdote, el próximo paso será plantear una estrategia para poder llevar a la práctica las enseñanzas de la orientación recibida.

“Lo que pudimos aprender fue tanto que tenemos que sentarnos a repasar tantos elementos y tener una estrategia para poder llevarlo a la práctica y conformar un equipo capacitador, empezando por una experiencia piloto para poder implementarlo a nivel de diócesis de Francisco Morazán”, apunta.

Con una oración para bendecir la labor de ASJ y a los catequistas ante el reto de compartir las lecciones, los cristianos valientes cierran la jornada de aprendizaje, comprometidos con las familias hondureñas.

Vea fotografías del encuentro haciendo clic sobre las flechas:

Graduación Comunidades Fuertes

asj
asj

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *