La investigación especial de Revistazo revela irregularidades en el uso de los subsidios otorgados por el Congreso

Print

Reporteros del medio noticioso digital de ASJ, Revistazo.com, visitaron cuatro departamentos de Honduras el pasado diciembre para investigar el destino de millones de dólares en subsidios del Congreso que supuestamente fueron destinados para proyectos de desarrollo comunitario. Sus hallazgos fueron preocupantes: carreteras lodosas que se suponía debieron ser pavimentadas hace cuatro años, un lote baldío donde debió haberse construido una terminal de buses y proyectos especiales sin sentido que no contribuyeron en nada al mejoramiento de las comunidades.

Los reporteros de Revistazo basaron sus investigaciones en un reporte realizado por la organización Democracia sin Fronteras, el cual lista cada cheque emitido por el Congreso desde el 2006 cuando el programa de subsidios fue aprobado.

Los subsidios son fondos públicos que deben ser usados para la construcción de infraestructura para aguas, electricidad, pavimentación de carreteras, construcción de escuelas y centros comunitarios, entre otros proyectos para el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones más vulnerables en Honduras. La realidad in situ es muy diferente.
En Nacaome, Valle, por ejemplo, en el 2006 el congresista José Alfredo Saavedra aprobó 1.1 millones de dólares (20 millones de Lempiras) para pavimentar 12 kilómetros de carretera. Sin embargo, la reportera Claudia Nieto, quedó impresionada al darse cuenta que el proyecto apenas y había comenzado. De hecho, el trabajo que se ha logrado hacer hasta el momento – levantar la carreta por arriba del resto del terreno – ha hecho la vida más dura para María y Santos Canales, quienes han vivido en Nacaome por muchos años: En la época lluviosa, agua de las torrenciales tormentas tropicales corre por la recién hecha colina e inunda su casa de habitación.

En El Paraíso, el congresista Mario Segura, otorgó cerca de 158.ooo dólares (3 millones de Lempiras) a su hermano Carlos Segura, quien es el alcalde de El Paraíso, para una estación de buses que nunca fue construida. Carlos Segura asegura haber gastado el dinero en un sistema de aguas negras en su lugar, pero residentes de ese pueblo hondureño piensan que fue utilizado en la campaña de reelección de Carlos Segura.

El personal de Revistazo también encontró que muchos proyectos fueran dejados inconclusos aún después de haber gastado todo el dinero del subsidio, indicando la falta de previsión y planeación por parte del gobierno. En el departamento de Cortés, por ejemplo, el reportero Andrés Clouse encontró 200 metros de pavimento en una carretera de tierra de 4 kilómetros de largo que va hacia una pequeña aldea en las afueras de San Manuel. De acuerdo al testimonio de un ingeniero civil experto, es muy probable que el proyecto haya consumido todos los 52,000 dólares (1 millón de Lempiras) designado para ello. Sin embargo, en vez de haber construido este pequeño proyecto que no contribuyó en nada al desarrollo de la comunidad, el dinero pudo haberse combinado con otros subsidios para terminar un proyecto que verdaderamente haya beneficiado a los residentes de esa comunidad.

De acuerdo a Marta Sabillón de Democracia sin Fronteras, la falta de visión y de rendición de cuentas ha hecho de estos fondos una posible fuente de corrupción y favores políticos.
“Cuando hay falta de control, “dijo Sabillón, “cuando el manejo de dinero es realizado de una manera abierta y a discreción, cuando hay tanta gente envuelta y cuando al final no hay quien asuma la responsabilidad de rendir cuentas de cómo fue invertido el dinero, siempre es posible la corrupción.