Universidad toma el liderazgo en monitorear derechos de los empleados

Print

Guardias de seguridad, empleadas de las compañías de aseo y comidas rápidas han sido objeto por muchos años de violaciones a sus derechos sin que las autoridades encargadas marquen un precedente para las empresas.


imagesPor ejemplo, en Honduras, la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer establece que ningún empleador debe “solicitar prueba de embarazo como requisito previo a optar a un empleo”. Pero es una medida violentada en un 80 por ciento en las empresas de comidas rápidas en el país y en más del 60 por ciento de las compañías de aseo.  Y ésta sólo es una de las tantas violaciones a los derechos laborales de los más desprotegidos.


La Asociación para una Sociedad más Justa se propuso encaminar cambios que sean realmente efectivos y que cambien las condiciones laborales de estas mujeres y hombres. Mientras se avanza hacia ese cambio, ASJ está llevando a cabo una nueva estrategia, pidiendo  reuniones con los contratantes de compañías de aseo y seguridad. Ha sido una de las primeras iniciativas para proponerles que sean garantes de los derechos de los trabajadores que los benefician con sus servicios.


Miembros de ASJ han visitado instituciones como la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), Ministerio de Hacienda, Instituto Hondureño de Seguridad Social y Supermercados La Colonia para presentar una propuesta que contempla cambios en sus contratos como la inclusión de una cláusula que permita el monitoreo de una persona de ASJ, un representante de la Secretaría de trabajo de Honduras y una persona de la sociedad civil organizada para que, por ejemplo, en casos de contrataciones indirectas ellos sean los vigilantes de que el pago se haga directamente al empleado, en caso de que se incumpla alguna obligación laboral.


La UPNFM ha sido la más receptiva a esta propuesta. Claudia Mendoza, coordinador del Proyecto Laboral de ASJ, es muy emocionadas con el avance que la UPNFM ha mostrado para incluir cambios en sus contratos con las empresas de aseo.  Gracias a las reuniones y la incidencia por parte de ASJ, la UPNFM ya está considerando no renovar contratos con empresas que no respeten los derechos laborales y demandar la adición de una cláusula que asegura que la Universidad no tiene que pagar si la compañía no cumpla con los derechos de los empleados.


"La figura del monitoreo que les propusimos les pareció algo muy bueno, pero esta será una tarea especialmente difícil con las empresas privadas," contó. Lo más importante para ella es el precedente que marcará el hecho de que una sola institución empiece a velar por los derechos de las trabajadoras que la benefician.

ASJ también ha escrito un borrador de un nuevo Código de Trabajo en el que se proponen reformas para fortalecer las penas para que realmente escarmienten  a aquellos que no cumplen con lo establecido.